Artículos no image

Publicado en octubre 15th, 2012 | por Editor

0

Mo Yan Premio Nobel de Literatura

«Estoy tremendamente feliz y asustado”

Comparado con Kafka, Faulkner y García Márquez, el escritor chino de 57 años, Guan Moye, conocido por su seudónimo Mo Yan, es el nuevo Premio Nobel de Literatura. Entre sus obras más importantes traducidas al castellano están Sorgo rojo (1987), Grandes pechos, amplias caderas (1996) y La vida y la muerte me están desgastando (2006). Según la biografía oficial en el sitio Nobelprize.org “Mo Yan enlaza en su creación narrativa con sus experiencias de juventud y con los ambientes de la provincia en que creció.”

Mo Yan, que significa “no hables” en chino, ha logrado en su obra, según el comité del Nobel, un “realismo alucinatorio” que “une cuento, historia y lo contemporáneo.”

En una entrevista de agosto de 2008 en elmundo.es Mo Yan dijo sobre su obra maestra, Grandes pechos, amplias caderas: “El título de este libro ha causado una gran polémica. El significado Grandes pechos, amplias caderas en chino es más profundo que una alusión a la fertilidad. He escogido este título para expresar mi respeto y reverencia a las mujeres y, sobre todo, para agradecer a las madres la bondad que dan a sus hijos.”

Cuando supo que había ganado el galardón más codiciado de las letras mundiales Mo Yan dijo que estaba “tremendamente feliz y asustado.”

Citando, nuevamente, de la biografía oficial Mo Yan “creció en Gaomi en la provincia de Shandong en el noreste de China. Sus padres eran campesinos. Durante la revolución cultural dejó la escuela a los doce años y empezó a trabajar en la agricultura, y más tarde en una fábrica. En 1976 se enroló en el Ejército Popular de Liberación y fue durante esa época cuando empezó a estudiar literatura y a escribir sus propios relatos. Su primer cuento se publicó en una revista literaria en 1981. El éxito llegó unos años más tarde con la novela corta Touming de hong luobo (1986, en francés Le radis de cristal 1993).”

Aunque sus libros han sido traducidos Mo Yan es, tal vez, más conocido en occidente por la película Sorgo rojo (1987) del director Zhang Yimou y basada en un relato de Mo Yan.

Mo Yan es el segundo chino de ganar el Nobel de Literatura. En el 2000 ganó el novelista Gao Xingjian, un exiliado de su país que había renunciado a la ciudadanía. En ese momento Xingjian fue fuertemente criticado en China por ese exilio, aunque Mo Yan lo defendió públicamente.

Explicando su seudónimo en una conferencia en Berkley, California en 2011 Mo Yan dijo que durante su infancia “las vidas no eran normales entonces mis padres me decían que no hablara. Si hablabas afuera y decías lo que pensabas te metías en problemas. Entonces les hice caso y no hablé.”

Tras ser criticado en su país por asistir la Feria del Libro en Frankfurt Mo Yan dijo en esa feria: “Un escritor debería expresar criticas e indignación con el lado oscuro de la sociedad y con la fealdad de la naturaleza humana, pero no deberíamos usar una expresión uniforme. Algunos querrán gritar en la calle, pero deberíamos ser tolerantes de los que se esconden en sus cuartos y usan la literatura para expresar sus opiniones.”

Según la nota de hoy en The New York Times, sin embargo “El Señor Mo Yan no ha sido tímido en mezclar la critica social con su ficción, pero al mismo tiempo ha navegado cuidadosamente la línea invisible que su gobierno considera inaceptable. Además ha parecido abrazar el establishment y actúa como el vicedirector de la oficial Asociación de Escritores Chinos.”

En 2005 el escritor John Updike, reseñando en The New Yorker dos novelas de Mo Yan, dijo que sus metáforas eran “abundantes e hiperactivas” y que esa “abundancia de energía indicaba, si no grandeza, por lo menos una gran ambición.”

En una entrevista en El País en Mayo de 2008 Mo Yan concluyó sobre el estado de la literatura contemporánea China: “Aún hay cosas que no se pueden plasmar de forma directa, pero la situación es mucho mejor que en el pasado. Un buen escritor sabe encontrar la mejor manera para contar lo que quiere decir”.las de Mo Yan, dijo que sus metáforas eran “abundantes e hiperactivas” y que esa “abundancia de energía indicaba, si no grandeza, por lo menos una gran ambición.”

Fuente: http://www.revistaenie.clarin.com/literatura/Mo-Yan-tremendamente-feliz-asustado_0_790121179.html


Sobre el autor



Volver arriba ↑
  • Apoyan este emprendimiento