Artículos

Publicado en junio 2nd, 2011 | por Editor

0

Agenda de la Asoc. de Poesía

La Agenda de la Asociación de Poesía de Rosario fue presentada en el Centro Cultural Bernardino Rivadavia en Diciembre de 2010 con la presencia de los autores que leyeron las poesías incluídas y asistieron ademas director de la Editorial Aldea Sebastián Cortés. La tapa de la agenda incluyó la obra Magia (cromo al yeso) 1957 de Leónidas Gambartes.

Autores

  • Leopoldo Teuco Castilla (Fuga del pez – El rincón)
  • Ana Russo (Luz de noche entera)
  • Guillermo Ibáñez (Elegía de América)
  • Miguel Amado Tomé (El minuto eterno, Errático)
  • César Bisso (Aquellas tardes)
  • Jorge Isaias (El vuelo de esa calandria)
  • Reynaldo Sietecase (Bamba)
  • Eduardo D´Anna (Sobre el Clasisismo)
  • Héctor Berenguer (La casa de arena)
  • Hugo Diz (En las pueretas- Con sus locas virtudes)
  • Reynaldo Héctor Uribe (Poema infinito)
  • Alfonso Nassif (Fuegos fatuos- Al poeta de la calle aérea)
  • Julio Salgado (La hierba seca)
  • Julio Castellanos (Ella)

Fue una producción de EDITORIAL ALDEA (Sebastián Cortez) y la ASOCIACIÓN POESÍA DE ROSARIO. (Guillermo Ibañez)

ELEGÍA DE AMÉRICA

América sin más nombre que tu solo nombre
sin más hoy que el que nos dejaron.
crisol de tristeza, fragua de alegría.

Tierra de los diaguitas, incas,toltecas,mapuche,
pampas, matacos,tehuelches,sioux,chiuanos,kaiapos
no quedan más que memorias de sus lejanos tambores.

“América de los americanos, América de todo el orbe”,
continente donde mezclamos, las sangres y los amores
indios,colonos,conquistadores; hoy somos tu sal y tu siembra.

América de Walt Whitman, Neruda, Vallejo,
Luis Franco, Martí, Javier Heraud.

Suelo de la desnutrición, los caudillos y los esclavos;
horizontes del horizonte, las “nuevas indias y “ el cabo”
América conectada con el pasado y oriente,
la de la coca, el peyolt, la chicha y el pescado.

Comarcas del Machu Pichu, del Titicaca y el Ande.

la cruz y la espada, de mitos y leyendas,
de brujos y sacrificios, de “ civilización” y de mártires.

América de Tupac Amaru hollada por la tortura
los soles y los quebrantos, la muerte y los centenarios.

Elegía de la esperanza, fénix de razas y llantos
letanía de tantos hombres,  América de antepasados.

América con la ilusión de la ciudad de los Césares,
el oro se lo llevaron y no quedan mas que sueños
para escribir este canto.

Guillermo Ibañez

BAMBA

Para subir al cielo
se necesita
fe
influencias
un Boeing 757
un amor imposible
una escalera larga
para refutadotes y marxistas
y una chiquita
para quienes tengan
acreditación de
católicos solventes

Para subir al cielo
se necesita
buen humor
un porrón de ginebra
tiempo
alas que resistan
convicción para el vuelo
un guía terrestre
se precisa
un mendigo
soborno
ángeles refulgentes
como estrellas
señalando el ascenso

Se necesita
desmesura
pasaporte
canciones amables
como padrenuestros
cheque de viajero
huevos
lealtad
un mapa
naipes españoles
amigos turbados
por la imprevista ausencia
amantes desoladas
sollozos
anís
la mujer inconfundible
pronta para el último beso

Para subir al cielo se necesita
un certificado de defunción
la desnudez apropiada pata la ocasión
y arriba
y arriba

Reynaldo Sietecase

POEMA INFINITO

Sueño
un poema
infinito.

El poema total.

Vivir
sin escrituras
las más bellas palabras
escritas en los cuerpos
con la sola grafía del deseo.

Reynaldo Uribe

CALANDRIA

El vuelo de esa calandria
por el cielo
no tiene la perfección
de tu cintura.
El vuelo de esa calandria
no supone
la ausencia
de mi mano
en  la blancura
de tu espalda
que los año
volvieron más hermosa
como es hermoso
tu amor
que atraviesa
incólume
los tiempos.

Jorge Isaias

FUEGOS FATUOS

Aunque uno esté muerto
sigue viajando en la tierra.
En la misma órbita
impredecible de la vida.

¡ Vano es el reposo!
Nuestros huesos siderales
tienen mucho de estrella.
A veces,  también,
pueden brillar sobre la tierra.

Alfonso Nassif

AL POETA DE LA CALLE AÉREA

Por esa boca negra
de todas las palabras,
pudiste entrar al poema,
a la única latitud
en la que se ven los huesos.
El mirador mas alto
donde la sangre
con el misterio a cuestas
desafía tinieblas.

Tenemos que organizar nuestros sueños
sin otra dirección que la vida,
ahí, sin pactar
con la suerte
el canje de una tregua.

Estás de pie, inseparable.
Cortando el amanecer.
Mirando el silencio de nuevo.
Siempre habrá un minuto
que junte los días
en una sola luz.
Te veo entrar por las puertas de las palabras,
habitárlas de fe
y ponerlas a custodiar nuestras almas.

Alfonso Nassif

LA LUZ DE NOCHE ENTERA

“Duerme en la sombra incierto corazón”
Fernando Pessoa

estar mortal
bajo los blancos
grabados que la lluvia
le interpone
al negro
de ave de miedo
que llevo en el corazón
estar
más mortal que nunca
con clavos de nombres
indiferentes
lenguajes
que dieron todo su perfume
y no llamarán de nuevo
evitando la continuación
de la voz

estar tan mortal
que nos disecamos vivos
para duela menos
la convulsión eventual
y el envejecimiento de los juegos
apuesta curativa
que parte en trozos aceptables
todo final
estar mortal
son asegurar nada
sin cumplir palabra
sin penar por lo que se olvidó
sólo estar
incubándonos
bajo el blanco
que graba sobre negro
en medio de esta luz
de noche entera.

Ana Russo

FUGA DEL PEZ

La trucha arcoiris
al remontar el río
rejuvenece para morir

El secreto
está e el agua
que huye siempre a su pasado

el pez
que es un lento instante
ya se ha fugado
del instante de la muerte

por el agua
que no tiene presente.

Leopoldo Teuco Castilla

El Rincón

Se acuesta en el hueco del trinchante oscuro
Visto desde ahí
el mueble parece un ataúd. El niño juega
a que se ha muerto.
O va a la cocina, a un rinconcito
y mira a las mujeres pelando choclos
mientras cuentan historias de mayores
(esas bandadas de sentidos bo lo alcanzan
pues él todavía no llegó al presente)

Mira a su madre. Si ella está allí, debe ser de este mundo.
Él, que vine de tan lejos, no tiene donde ir.
Juega a que esá vivo
mientras arde, indefenso, el rincón
y más allá toda la tierra,
de vida
arde,
inocente,
alrededor de ese leve meteorito.

Leopoldo Teuco Castilla..

AQUELLAS TARDES

a mi madre

Dejamos de ser testigos de aquellas tardes
cuando la tierra nos sorprendió en comunión
de surcos y fragancias. Cuando la impunidad
del arado consumío la diáspora de los trigales.
Dejamos la tibieza de la leche
filtrándose por la garganta
en cada ceremonia que el alba bendecía.
Y los flexibles pinos del camino y la liebre rauda.
Las cañadas ardientes de perdigones. La voz
del viento. Y la lámpara del cielo irrumpiendo
en la noche cuando el campo se desvanecía.
Dejamos todo lo que amamos. Oh, suave exhalación
de girasoles en crepúsculos primaverales
cuando alcanzabas el horizonte
a través del vuelo de las calandrias
Por entonces la tierra fue nuestro universo.
La sentimos vibrar junto a la lluvia mansa.
Dejamos los primeros despojos Acaso has olvidado
hermana sollozante
el corte de muebles vetustos hacia el pueblo ?
o tampoco recuerdas la última mirada a los naranjos ¿
Dejamos nuestros sueños. Congojas de la memoria.
La miscelánea audiencia de los pájaros en el bañado.
El grávido pan. Y el sol del viejo día y la nueva tierra.

César Bisso

SOBRE CLASICISMO

Sacame, Tuqui,
esta duda: yo,
¿Me ponía la camiseta
de Newell´s, para jugar
en el patio de casa, con
la número uno ?

Porque de cowboys
si nos poniamos cosas.
Y de romanos. De
romanos, costaba
que aceptaras. Podía
parecer demasiado
serio, quizás. De griegos.

Me acuerdo que volver
del viaje con Cristina
a Turquía, te dije
(en la oficina
que compartiamos):
“ Estuve en Troya”.

“ ¿ Y ya había ardido, no? ,
me contestaste.
“ Ya había ardido”.
te contesté.

Eduardo D´ Anna

LA CASA DE ARENA

Gusto a sal en la boca,
principio y fin de todas las cosas.

Cuando el verano termine
el viento me tallará como a una duna.

Mi arrepentimiento es no terminar a tiempo
y que mis deseos permanezcan más allá de mí mismo

Anoche tuve un extraño sueño…
podía ver pasar la vida como se da la mano o la espalda.

Las cosas cambian de sentido
y con ella se detiene todo lo previsto.

Hay otro más e irrumpe en sueño su larga travesía,
piedra horadada que recoge lo que el cielo desprecia.

Vulnerable es el hombre hecho a la altura de su luz.

Cuando era niño
solía susurrar exigente el término del miedo
Ahora, cuando llamen por mí,
habré desaparecido

Amo este día porque toso se pierde.

El estar aquí nada más que por nada
cautivo y libre en un instante eterno.

Siento la vida extrañada como si fuera de otro.
¿ Acaso no soy yo la sombra de mi mismo?

Héctor Berenguer

LA HIERBA SECA

Del beso al laberinto.

La verdadera época de los torrentes
que invitaba
desde el fondo de una pollera
robada de las pampas.

El río abajo
y el nudo rápido de los pensamientos
atándose a los labios.

Jamás
jamás en esta estancia
este inocente artificio
podría sonreir en la compuerta.
Mi separada
con cinco dedos se ordenó el vestido
y me apartó
de la cortez de la tierra
del día y de la noche
como la hierba seca
Oh la jardinera
contribuyó con su más solemne paga
abrió su cabellera que duplicaba
cierto desdén
Marchándose en suspiros
saludando como si anduviera por las nubes;
“ volveré. volveré…”

Una garza mostró alas humeantes
salpicadas
con aquel dichoso dialecto de los sueños
vagamente
es cierto
vagamente.

Julio Salgado

ELLA

Debes escuchar ese sonido
es ella, que vive en las costuras profundas
de tu mente
Cuando escribes, no es escritura:
es ella la que sale
Sigues sus formas, sus pliegues, su planicie;
recorres su arbolada
fragancia; brotas leve
apenas en luz, aliento suave.
Trtas de olvidar, de no escribirla.
Habrás de lograrlo, pero antes
seguirá paseándose en tu niebla
desnuda entre los muros del poema
Ay espuma qe viertes, que la evoca,
rápido verdor teñido en ocres;
es el tiempo otras nubes, es figuras
de otro soplo entre pausas de temblor.
Ya el poema que nombras no la nombra
árbol desprovisto de dluces, ramas secas
abrazadas al vacio del aire
Detrás de tu ventana deshojada de vuelo
ves una figura; rápida se pierde.
Escúchala, es ella la que viaja
hacia el espacio de un poema
ajeno. Ya no te pertenece.

Julio Castellanos

EN LAS PUERTAS

En las puertas
de esa casa olvidada, señora,
yo juré por mí, por todos los santos,
que no dañaré cigarras,
que no partiré semillas,
que no cavaré fosas,
y lo hice por amor, señora
porque usted cree,
porque usted cree de verdad
que cielo, tierra y agua
son una misma cosa.

Hugo Diz

CON SUS LOCAS VIRTUDES

Con sus locas virtudes
llena mi vacio terrenal
con sus escritos
en las puertas
en los pantalones
en las medias,
toda una mensajería que,
a veces, me desborda;
ella quiere en su ausencia,
que haga cantar al bosque
que llene todos los guijarros
y que todos, danzando
pidan por su presencia

Hugo Diz

EL MINUTO ETERNO

Todo transcurre
en un minuto;
lo importante
el final,
el comienzo.
El primer beso
el nacimiento
el adiós definitivo
las grandes pérdidas
el llanto incontenible
el abrazo inolvidable
la despedida que no deseamos
el reencuentro
la muerte.
Todo
lo que guardamos
en la memoria
transcurrió en un minuto.
El minuto eterno.

Miguel Amado Tomé

ERRÁTICO

Lo que está escrito.
Lo que vivimos.
Historia de tiempos sucesivos.
Revisión.
Traducción de errores.
Contexto de gises
y de sueños.
Valoración. Palabras.
Hechos. Abrazos.
Sintaxis inconexa,
disgresiva.
Recuerdos que vuelven
erráticos.
Cambios permanentes,
sentencias y retos.
Grito y desafío.
Insostenible subordinación
y lo irracional en el ´péndulo
que va y vine
entre la vida y la muerte
de lo eterno.

Miguel Amado Tomé


Sobre el autor



Volver arriba ↑
  • Apoyan este emprendimiento