Poesías

Publicado en mayo 28th, 2013 | por Emilia Bertole

0

Elegía de un sueño

Construyo
con livianos colores imprecisos
un fino rostro de hombre, delicado i viril.
Podría ser un marino
si mi mano trazara a sus espaldas
la gris arboladura de un navío.
Pero me duele aislarlo en la verde lejanía del mar
i en su olvido.

Mejor un bosque, pienso, un bosque de altos árboles negros
en un crepúsculo sombrío
para que se destaque como laminado
su voluntarioso perfil esquivo.

Lo nombraría así, el Cazador nómade,
o el Soñador a quien ha detenido
inmóvil un instante la afelpada
soledad del camino.

Pero le temo a la sigilosa sombra del bosque
i a su desvarío.

Y una ciudad que levante sus muros
deslumbrantes i lisos?

No quiero encarcelar su altiva sien desnuda
en un geométrico laberinto.
Ni en la luz sosegada de una alcoba
desdibujarle todos los caminos.
Vencida, ya no dibuja mi mano;
sólo palpan mis dedos, perdidos,
el fino rostro de hombre que ha quedado por siempre
desnudo de paisaje i de destino.

En tanto ya la lenta marea violeta de la tarde
cubre mi pecho estremecido.
Verano del 41


Sobre el autor



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Volver arriba ↑