Artículos

Publicado en septiembre 8th, 2009 | por Miguel Amado Tomé

0

SIMILITUDES / Pizarnik / Marechal

Alejandra Pizarnik 1936-1972 / Leopoldo Marechal 1900-1970

En las letras y en la vida, todo fluye, anda, suma caminos y laberintos, junta sueños, grita esperanzas. A veces latitud y longitud entrecruzan territorios que suman diferencias, pero también inauguran encuentros. Esto no pretende establecer certitud pero si habla de coincidencias.

En lo previo nadie puede imaginar alguna apoximación entre Alejandra Pizarnik, y Leopoldo Marechal. Sin embargo mostraré algunos encuentros.

Nada es igual, pero cuando existe una aproximación tan notable, nos obliga a pensar que hubo, entre dos escritores destacadisimos de nuestra literatura, hasta alcanzar este punto máximo de aproximación en la poesía.

La metodología sera la siguiente; se tomarán fragmentos de poemas sin identificar a quien pertenecen, ( Marechal , Pizarnik o Pizarnik Marechal ) Al final identificaremos los textos.

silencio

sangre de campanas muertas

Llanto de las casas vacías

que imploran un retorno de niños…

Yo sé un canto sin nombre

que fructifican en el silencio.

Una canción de aquellas que soldaban tus párpados

cuando la lámpara florecía

en los aposentos mojados de sombra.

Entonces hubo dedos de color de reloj

y un perfume de llantos antiguos en la ropa vetusta

(Hay que tirar guijarros musicales

al fondo del silencio,

el silencio responde con su voz de agua muerta.)”

Afuera hay sol

No es más que un sol

Pero los hombres lo miran

Y despúes cantan

Yo no sé del sol

Yo sé la melodía del angel

Y el sermon caliente

Del ultimo viento

Sé gritar hasta el alba

Cuando la muerte se posa desnuda

En mi sombra.”

Cada hoja es un párpado que se cae de sueño

Yo he mirado la aguja de tus pies diminutos

hilvanabas el traje del otoño

con hojas muertas.

Ahora tus voces llorarán perdidas

en una encrucijada de silencio…

(Tú que fuiste inicial de la palabra Júbilo,

¡ árbol de la canción que moja los dientes

igual que una fruta ! )

Tus dedos eran cinco gorriones en la fiesta del sol

y entrabas a la noche como a tu alcoba.

De tu cintura pendían llaves infalibles:

ningún cerrojo quedó intacto… “

“Llamé,llamé como la naúfraga dichosa

a las olas verdugas

que conocen el verdadero nombre

de la muerte.

He llamado al viento

le confié ni deseo de ser.

Pero un pájaro muerto

vuela hacia la desesperanza

en medio de la música

cuando brujas y flores

cortan la mano de la bruma

Un pájaro muerto llamado azul.

No es la soledad con alas,

es el silencio de la prisionera,

es la mudez de pájaros y viento

es el mundo enojado con mi risa

o los guardianes del infierno

rompiendo mis cartas.”

En el gastado corazón del tiempo

se clavan las agujas de todos los cuadrantes,

Hay un pavor de soles que naufragan sin ruido:

¡ La noche se cansó de enterrar a sus mundos!

¡ Llora por los relojes que no saben dormir

Las campanadas se niegan a morder el silencio:

tras un rebaño de horas

gastaron sus colmillos de bronce las campanas

¡ Ahora comprendo el viaje de tus cosas!

El sol ya no quería romperse en tus banderas

Para mullir tu fuga, en el camino,”

“Emboscado en mi escritura

cantas en mi poema

Rehén de tu dulce voz

petrificada en mi memoria.

Pájaro asido a su fuga.

Aire tatuado por un ausente,

Reloj que late conmigo

para que nunca despierte “

Las doce campanadas eran doce mochuelos:

alguién abrió la jaula de la torre y volaron…

¡Igual que un trompo bailará de punta

tu corazón nocturno!

Se han aturdido los relojes

en un alcohol de sombra.

Dan traspiés las agujas como veletas desmemoriadas;

olvidaron los puntos cardinales del tiempo.

Historias infantiles: ¡ perfume de nodrizas!

La noche se ha estrellado con los ojos

de los niños despiertos…!

Orden de los fragmentos

1) Canto de otras vidas- Leopoldo Marechal/ 2) La jaula Alejandra Pizarnik/ 3) Elegía de un camino de otoño-Leopoldo Marechal-/ 4 Peregrinaje Alejandra Pizarnik/ 5 Nocturno-Leopoldo Marechal / 6 Tu voz – Alejandra Pizarnik /7 –Noche de sábado Leopoldo Marechal

Se podría seguir estableciendo paralelos, pero como se trata de una curiosidad este ejemplo basta. Lo que no impide que quien lo desee pueda profundizarlo.

Escribió investigó/ Miguel Amado Tomé


Sobre el autor



Volver arriba ↑
  • Apoyan este emprendimiento