Artículos no image

Publicado en diciembre 12th, 2012 | por Editor

0

Manuel Puig, regreso a General Villegas

El pueblo natal de Manuel Puig celebra su aniversario; en la ciudad de Rosario la XIII edición de Experimenta Teatro; y el nuevo, y contundente, número de la revista mal estar.

POR MARÍA LUJÁN PICABEA

“Como un regreso, una vuelta, desde la gran ciudad de Buenos Aires al pueblo que lo vio nacer”. Ese es el objetivo que se plantearon los organizadores del homenaje Manuel Puig. Escritor de varios mundos, a ochenta años del nacimiento del escritor y artista multifacético, que comenzó el jueves 6 en la ciudad de General Villegas y se extenderá hasta el domingo 9. En el homenaje, la editorial Planeta presentará la reedición de cinco títulos de Puig como novedades de diciembre: Sangre de amor correspondido (1982), Cae la noche tropical (1988), La traición de Rita Hayworth (1968), Los ojos de Greta Garbo (1993) y Pubis angelical (1979), que continuará en febrero con el lanzamiento de otros cinco clásicos: Boquitas pintadas (1969), Maldición eterna a quien lea estas páginas (1980), El beso de la mujer araña (1983), The Buenos Aires affaire (1973) y Estertores de una década; Nueva York 78 (1977).

El homenaje dará lugar al estreno nacional de la obra de teatro Bajo un manto de estrellas, dirigida por Manuel Ledvabni, y a una muestra, de la colección Fundación Internacional Argentina, dirigida por Miguel Onaindia, que recoge fotos, textos manuscritos, materiales de sus piezas teatrales y ensayos sobre sus escritos, además de recuerdos de su relación con el cine (en la foto se lo ve en el rodaje de “Casi al fin del mundo”, en 1960). La premisa del encuentro, en el que habrá charlas, espectáculos musicales y proyecciones, y del que participará además Carlos Puig, hermano del escritor, es abordar a Puig desde sus múltiples lenguajes: el melodrama, el cine, la plástica y la música.

 

Experimenta, teatro de grupos

Una puesta en común, en la que el hacer teatral, en tanto actividad colectiva, es el tema. Ayer, viernes 7 de diciembre, comenzó en la ciudad de Rosario la XIII edición de Experimenta Teatro. Festival Internacional de Teatro de Grupos, que este año reúne a compañías de México, Ecuador, España, Croacia y Argentina en torno de talleres, muestras, conferencias, mesas redondas y proyecciones.
El grupo español Teatro del Norte, trae las piezas Muerte de un poeta (foto) –mañana a las 21–, una ficcionalización a partir de la última noche que pasó el poeta Federico García Lorca en la colonia de Viznar, antes de ser fusilado en la madrugada del 19 de julio de 1936; y Pasajero de las sombras –miércoles 12 a las 19–, en la que un actor se enfrenta a los personajes que interpretó a lo largo de su vida. Por su parte la compañía Cactus azul, de Ecuador, presentará 2+1=1 o la historia de los desaparecidos –hoy a las 21–; y Teatro de la brevedad, de México, exhibirá Taladro –miércoles 12 a las 21–. Habrá además varias puestas de grupos argentinos, además de un encuentro de revistas de teatro, otro de críticos. La programación en www.elrayomisterioso.org.ar.

 

El intelectual y su compromiso social

En los preliminares al número 13 de la revista libro mal estar – psicoanálisis/cultural, su director Carlos Brück se interroga: “¿habrá una función que podríamos llamar ‘intelectual’, así como hay una función analítica que no tiene nada que ver con la función del psicoanálisis pensado como una tarea o, peor aún, como una misión? El término que utilizamos rescata las matemáticas y se separa de la voluntad o la demanda. Y lo que mejor ilustra esto es la llamada por Lacan ‘impropiedad conceptual’, en tanto que no hay analistas inteligentes o estúpidos, sino que los hay o no los hay”.

El número incluye el dossier ¿Los intelectuales?, que se abre con el texto de Emile Zola “Yo acuso”, carta abierta al presidente de Francia y alegato en favor del capitán Alfred Dreyfus, acusado falsamente del delito de alta traición. La carta de Zola, en su momento de mayor esplendor literario, aparecida en la primera plana del diario L’Aurore el 13 de enero de 1898, dividió a la opinión pública francesa y cosechó el apoyo de los principales escritores, filósofos, historiadores, poetas y artistas del momento. De alguna manera, “Yo acuso” funciona como un manifiesto, un Norte en la tarea del intelectual comprometido con su tiempo.

Luego se incluye una lectura del crítico literario e historiador Jeffrey Mehlman sobre el ensayo de Hannah Arendt en torno del caso Dreyfus y una entrevista con la escritora Liliana Heker, en la que afirma que “el debate intelectual no sólo implica dos sistemas de ideas en juego; también la existencia, en quienes sostienen esas ideas, de la pasión que hace falta para defender con argumentos las ideas propias y para confrontarlas con las ideas del otro, para arriesgarlas ante las ideas del otro” y afirma que una de las consecuencias indirectas de la brutalidad de la última dictadura militar en la Argentina fue el “empobrecimiento de la polémica, que había caracterizado a la cultura y a las políticas nacionales desde mediados del siglo XXI hasta la ruidosa y multifacética década del sesenta y principios de los setenta”. Hay, además, y entre otros varios materiales, un texto de Noé Jitrik “Intelectuales: ¡qué cosa!” en el que el ensayista analiza el origen de la tarea intelectual y de qué manera esta incide en la sociedad, el rol de los intelectuales y la idea de compromiso. Un número de mal estar para no dejar pasar.

Fuente: http://www.revistaenie.clarin.com/Lo-que-pasa-en-la-cultura_0_824317815.html


Sobre el autor



Volver arriba ↑
  • Apoyan este emprendimiento